El virus de la ley de tejados fotovoltaicos en Francia

Debo de estar perdiendo facultades -será cosa de la edad, me digo irónicamente- cuando, especializado en el sector de la bioconstrucción y las energías renovables en Francia y obligado a actualizarme por mi profesión de formador, se me escapan importantísimas novedades en mi carrera y tengo que “enterarme” por la prensa virtual de que:

En Francia una nueva ley obliga a construir edificios con tejados verdes“, afirma diarioecologia.com:

A partir de este momento, todos los nuevos edificios que se construyan en Francia deberán cumplir con una nueva legislación que obliga a que los tejados de las nuevas construcciones estén parcialmente cubiertos por plantas o paneles solares.

La nueva legislación fue aprobada por el Parlamento francés hace unos días y, aunque ha resultado más limitada que lo que propusieron en un primer momento los activistas medioambientales, resulta un paso importante para comenzar a construir edificios sustentables con una reforzada eficiencia energética.

(…) Los nuevos edificios que se contruyan a partir de ahora en Francia podrán optar por colocar plantas en sus tejados, o bien instalar paneles solares que produzcan energía limpia y renovable para el funcionamiento del edificio.

El Parlamento francés se acerca con esta medida a países como Dinamarca donde el color gris de los tejados de los edificios ha sido sustituido por un verde esperanza que aporta el ingrediente de naturaleza que toda ciudad del mundo necesita.

Francia muestra el camino en autoconsumo: obliga a poner paneles fotovoltaicos en los nuevos edificios comerciales“, según elperiodicodelaenergia.com:

Los tejados en Francia están a punto de ponerse mucho más ‘verdes’, gracias a una nueva ley que obliga a que los nuevos edificios comerciales que se construyan deberán cubrir sus azoteas, al menos parcialmente, de paneles solares o plantas.

La ley, aprobada por el Parlamento francés el jueves, tiene un alcance menor de lo que venían demandando los grupos ecologistas franceses, que querían que la ley obligara a instalar tejados fotovoltaicos en todos los edificios de nueva construcción. Pero finalmente el gobierno galo convenció a los activistas de reducir el alcance de la ley solo a los edificios comerciales, además de requerir que sólo una parte de los tejados sea cubierta con plantas o paneles solares, según informa la Agencia France-Presse.

(…) El pasado verano Francia presentó su ley para dirigir la transición necesaria hacia un modelo energético más bajo en carbono. La ley francesa plantea objetivos ambiciosos: quiere reducir las emisiones de CO2 en un 75% para 2050, y más que doblar la cuota de renovables (al 32% para 2030). Además, plantea reducir en un 30% el uso de combustibles fósiles. Unos objetivos muy ambiciosos pero más fáciles de conseguir con leyes como la que se acaba de aprobar para los edificios de nueva construcción en zonas comerciales.

Se tendrán que reverdecer los tejados comerciales“, a juzgar por el diario liberal Le Figaro:

Una ley votada el jueves obliga a partir de ahora a vegetalizar al menos parcialmente las cubiertas de los nuevos edificios de las zonas comerciales. A falta de plantas, los tejados deberán producir energías renovables.

Ecologista de corazón o no, los solicitantes de proyectos comerciales van a tener que plantar en sus tejados. En virtud de una ley votada el jueves, los tejados de las nuevas construcciones instaladas en zona comercial deberán ser, al menos parcialmente, vegetalizados o instalar equipos de producción de energías renovables (paneles fotovoltaicos, eólica…).

Aunque los ecologistas franceses pretendían imponer estos equipamientos sobre el conjunto de las cubiertas, el gobierno socialista ha reescrito la medida, con la aceptación de aquéllos, de forma que sea menos exigente para los emprendedores de proyectos comerciales, previendo la instalación de dispositivos vegetalizados o de producción de energías renovables total o parcialmente.

En diarioecologia.com se cita como fuente a Curbed, donde hablan especialmente de “green roof” como cubiertas vegetales. Curbed se ha nutrido del blog Architizer, donde han leído el The Guardian, quienes deben la información a Agence France Press. AFP es también el manadero de elperiodicodelaenergia.com, que lamentablemente ha servido para la revista de prensa de UNEF y figura en las webs de empresas instaladoras.

Extrañamente, no he encontrado la nota de prensa de AFP en francés. Yahoo News parece tomarla el 19/03/2015 en “New rooftops in France to go green“:

Los tejados de los nuevos edificios construidos en zonas comerciales en Francia deben ser parcialmente cubiertos o de plantas o de paneles solares, por una ley aprobada el jueves.Los tejados verdes tienen un efecto aislante, ayudan a reducir el consumo energético necesario para calentar un edificio en invierno y enfriarlo en verano. También retienen el agua de lluvia, reduciendo así problemas de escorrentía, a la vez que favorecen la biodiversidad y ofrecen a las aves un lugar para anidar en la selva urbana, dicen los ecologistas.

La ley aprobada por el parlamento resultó de un alcance más limitado que las pretensiones iniciales de los activistas ambientales franceses, sobre aplicar a todos los edificios nuevos la obligación de cubrirse completamente de tejados verdes. El gobierno socialista convenció a los militantes a limitar el ámbito legal a los edificios comerciales.

La ley resultó también menos costosa para los negocios al exigir solamente que una parte del tejado sea cubierta con plantas y ofrecer la elección de instalar, en su lugar, paneles solares para generar electricidad.

Las cubiertas vegetales son populares en Alemania y Australia, y la ciudad canadiense de Ontario aprobó un ley en 2009 por la que se exigían en edificios industriales y residenciales.

Evidentemente, la “ley aprobada” no podía faltar en Ecoinventos (Francia exige por ley a las nuevas edificaciones techos verdes y paneles solares), Concienciaeco (Los tejados de los edificios franceses serán más ecológicos), o Renovablesverdes (Francia decreta que los nuevos tejados deben estar cubiertos por plantas o paneles solares). Capturada por Energynews (Francia obliga a poner paneles fotovoltaicos en los tejados de los nuevos edificios comerciales), no ha podido pasar sin un titular en El Mundo (Jardines en los suelos franceses) y vía Opinza se ha colado en factorco2 y hasta en el blog de Urbanismo Sostenible de la UNFCCC (Francia impone tejados ecológicos a edificios comerciales).

 

Veamos, “todos los nuevos edificios” y “energías renovables para el funcionamiento del edificio“, dice diarioecologia; “el camino en autoconsumo” y “los nuevos edificios comerciales“, anota elperiodicodelaenergia; “los ecologistas franceses pretendían imponer estos equipamientos sobre el conjunto de las cubiertas” y “eólica” incluye Le Figaro; “un lugar para anidar” parece transcribir Yahoo de los ecologistas; “ley aprobada por el parlamento“, claman al unísono; “los activistas ambientales“, certifican casi todos. Mientras que “parcialmente” es una palabra clave pero omitida en todos los titulares. ¿Qué hay de cierto?

Le Moniteur podía haberles alumbrado algo con “Biodiversité : végétalisation ou énergies renouvelables sur les toits des futurs bâtiments commerciaux“:

Los tejados de los nuevos edificios en zonas comerciales deberán ser, al menos parcialmente, vegetalizados o instalar equipos de producción de energías renovables, como paneles fotovoltaicos, en virtud de una enmienda ecológica, retocada por el gobierno, votada el jueves en el Parlamento en el marco del proyecto de ley relativo a la biodiversidad.

La verdad es que el jueves 19 de marzo de 2015, se abordó en sesión ordinaria en el Parlamento francés -concretamente en la primera– el proyecto de ley de Transición Energética para el Crecimiento Verde, conocida como Ley para la Biodiversidad, durante la cual se discutió una enmienda de Europe Écologie Les Verts, que reproduzco:

Presidente (PS): Se me presenta una enmienda n987 que es objeto de una contraenmienda n1569 del Gobierno. Tiene la palabra la Sra. Laurence Abeille, para defender la enmienda.

Laurence Abeille (EELV): Me retraigo a un tema que me importa muchísimo y que ya he tenido la oportunidad de evocar, el de la biodiversidad en el medio urbano.

Esta enmienda, que ya he presentado en varias ocasiones, tiene por objetivo optimizar los tejados de las nuevas superficies comerciales instalando en ellas, o bien fuentes de producción de energía renovable -paneles fotovoltaicos principalmente- o bien cubiertas vegetales, o bien ambas, lo que sería ideal y perfectamente posible.
Hoy por hoy se necesita sacar fruto de esta “quinta fachada” -como a veces se denomina- que es el tejado, desarrollando fundamentalmente cubiertas verdes de calidad. No se trata evidentemente de simples alfombras verdes, sino de tejados vegetalizados de varias decenas de centímetros, cuyas ventajas son numerosas: aislamiento del edificio, lucha contra las islas de calor y por tanto, adaptación de la ciudad al cambio climático; una mejor integración de los edificios en el paisaje, evitando una mineralización excesiva; pero sobre todo -y es lo que nos importa en este proyecto de ley- la reconquista de la biodiversidad en las zonas artificializadas y una mejor gestión de las aguas pluviales, dado que la capacidad de absorción de las cubiertas reduce la escorrentía y, por tanto, la cantidad de agua por tratar en los embalses de retención.
En suma, este dispositivo presenta numerosas ventajas por un pequeño -si no inexistente- sobrecoste siempre que se tenga en cuenta el balance conjunto de costes y ventajas.

Presidente: ¿Cuál es la opinión de la Comisión?

Geneviève Gaillard (PS), portavoz: Aun si la comisión es sensible al dispositivo que usted propone, ha rechazado esta enmienda, que ha parecido demasiado directiva. Pero creo que estamos dispuestos a contraenmendarla, lo que sería un buen punto.

Presidente: Tiene la palabra el Secretario de Estado, para dar la opinión del Gobierno sobre esta enmienda y para defender la contraenmienda n1569.

Alain Vidalies (PS), secretario de Estado: El Gobierno se debe, como usted, a la calidad medioambiental de los proyectos comerciales, y se ha de incitar a la instalación de cubiertas vegetales. la dificultad es que usted ha previsto que esta disposición deba ser impuesta sobre la totalidad del tejado. Podríamos, en un primer momento, prever que un dispositivo tal sea instalado sobre todo o parte del tejado, lo que me parecería corresponder a sus objetivos, siendo siempre más realista. Este es el objeto de la contraenmienda del Gobierno.

Presidente: Señora portavoz, he creído entender que la comisión era favorable a esta contraenmienda.

Geneviève Gaillard: Completamente.

Presidente: Tiene la palabra el Sr. Antoine Herth.

Antoine Herth (UMP): Quisiera primeramente celebrar la presencia del Sr secretario de Estado, y decirle, Dra Abeille, que su argumentación me ha parecido extremadamente interesante. Habla de la quinta fachada. Luego, para ver la quinta fachada hay que ponerse por encima de las viviendas. Imagino entonces que algunos de los drones que nos sobrevuelan y que son objeto de muchas preguntas en la prensa los que han permitido al grupo ecologista darse cuenta de la situación de la quinta fachada (Sonrisas).
Su enmienda, en todo caso, va en una dirección interesante. Sería necesario sin embargo, Sr ministro, controlar que sea compatible con los costes de construcción razonables. Bien se ve que hay una posibilidad de producción de energía y, por ende, de recurso para las viviendas. La cuestión de la vegetalización parece así interesante, pero se preciso que su coste sea razonable.

(Se adopta la contraenmienda n1569)

(Se adopta la enmienda 987, contraenmendada)


Como ya hice con mi nota “El bulo de la victoria contra la obsolescencia programada“, he de empezar por desmitificar la “aprobación de una ley” de la que se hacen eco la mayoría de medios virtuales, empezando por AFP, y reducirla a ADOPCIÓN DE ENMIENDA a las disposiciones de un PROYECTO DE LEY que engloba muchas otras medidas. La adpción de la enmienda modifica el proyecto de ley, pero nada evita que pueda ser re-enmendada o desestimada, y su aplicación obligatoria queda aún sujeta a la aprobación definitiva de todo el proyecto como ley.

Seguidamente, aunque los titulares hablan en general de paneles solares, se trataría de una medida optativa al objeto de la enmienda que, tal como queda adoptada, es la vegetalización o instalación de sistemas renovables de energía en parte de la cubierta de edificios comerciales.

Por otra parte, en la transcripción de la sesión queda bien claro que:

  • Nunca se trataba de una aplicación a todos los nuevos edificios ni se ha hablado de energías para el funcionamiento del edificio, como diarioecologia afirma alegremente.
  • Jamás se hace referencia al autoconsumo, concepto introducido con calzador en el titular por elperiodicodelaenergia e inexplicablemente citado por energynews.
  • Difícilmente se aplicará la energía eólica como supone Le Figaro, quienes acusan falsamente a los ecologistas que pretender aplicar la medida a todos los tejados.
  • En ningún momento se declara que las cubiertas vegetales sean “un lugar para anidar” como se han inventado AFP o Yahoo y reproducido muchos blogs.
  • Los denominados “activistas ecologistas” o “militantes ambientalistas” no se estaban pronunciando en el Parlamento, sino una diputada de Europe Ecologie – Les Verts que es cuadro directivo en la empresa privada.

En definitiva, un bulo viral en toda regla creado por una mala nota de prensa de AFP, empujado por The Guardian y extendido sin contrastar por diarios, blogs y redes sociales.

Mientras, la omisión de las expresiones “enmienda” y “proyecto de ley” en todas las redacciones, así como el repudio del vocablo “parcialmente” en los titulares, esconden el verdadero alcance de otra pincelada de lavado verde de esta futura legislación.

TheGuardian-20150320

diarioecologia_20150304

elperiodicodelaenergia_20150323EDICIÓN DEL 23/04/2015:

El Proyecto de Ley, rebautizada pomposamente como “por la reconquista de la Biodiversidad, de la Naturaleza y de los Paisajes“, fue adoptado en primera lectura en la Asamblea Nacional francesa el 24 de marzo de 2015 con 325 votos a favor, 189 en contra y 34 abstenciones.

Su nuevo artículo 36.V.a sólo afectaría a las nuevas superficies comerciales que precisen autorización de explotación comercial -esto es, superiores a 1.000 m2- y quedaría redactado así:

Tras el primer párrafo del artículo L. 111-6-1 del Código de Urbanismo, se introducen dos párrafos redactados como sigue:

« Para los proyectos mencionados en el artículo L. 752-1 del Código de Comercio, el documento autoriza la construcción de nuevos edificios únicamente si integran sobre toda o parte de su cubierta, y de manera no exclusiva, o bien mecanismos de producción de energías renovables, o bien un sistema de vegetalización basado en un modo de cultivo que garantice un alto grado de eficacia térmica y de aislamiento y favorezca la preservación y la conquista de la biodiversidad.

« A partir del 1 de enero de 2017, la superficie de las plazas de aparcamiento impermeables computa como el doble de su superficie ».

A modo de comparación, en España, el Código Técnico de la Edificación integra el Documento Básico HE 5 Contribución fotovoltaica mínima de energía, donde se establece de obligatoria aplicación la instalación de una cierta potencia de sistemas fotovoltaicos (o una producción equivalente mediante otras fuentes de electricidad renovables) en edificios comerciales, feriales, hospitalarios, deportivos y de almacenamiento, para los casos de nueva construcción y ampliaciones, reforma integral o cambio de uso de los existentes, cuando la superficie construida resulte superior a 5.000 m2.


 

Anuncios

4 pensamientos en “El virus de la ley de tejados fotovoltaicos en Francia

  1. Impresionante artículo. Está claro que los franceses van por delante nuestro como siempre pero me parece muy mal que los medios se hagan eco de una noticia sin contrastarla.
    Aunque me parece normal, ahí está la prueba de que el mundo entero estamos deseando que nuestros políticos tomen conciencia real y adopten políticas sostenibles, que aunque parece que está muy de moda la realidad es que hay muchos intereses y no se hace todo lo que se podría hacer, en nuestro país concretamente casi nada.

    Buen trabajo David

    Me gusta

    • Muchas gracias por contribuir.
      En efecto, al vicio periodístico del titular-anzuelo se agrega la publicación de contenido sin rigor, sin contraste, sin verificación. La edición ha de ser frenética, sin apenas trabajo de redacción, con un descarado copia-pega de las fuentes y desconsiderada hacia el lector, que en general se limita a engullir lo grueso entre la sobreinformación electrónica y a compartir sin pararse a escrutar. La claridad y la certeza caen abatidos frente a la búsqueda de likes, de hashtag, de G+ y la rentabilidad o la popularidad. Inoculado el gusano, la plaga por las redes sociales es inevitable. En cuestión de horas se puede extender un rumor con un daño implacable.
      Nada hace esperar cambios desde arriba. Ni siquiera estas legislaciones de maquillaje verde sirven para modificar la raíz de los problemas. Llegada y bien tardía es la hora de tomar iniciativas ciudadanas, entre iguales, por abajo. Al margen de los que se apropian de la sostenibilidad, de la política, de la vida del individuo.
      Y el criterio, la denuncia, el discernimiento… parecen a estas alturas armas revolucionarias.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s